Estudiantes de HTSI ganan el Premio Honorífico a Mejor Trabajo Social de Cáritas Barcelona

22/07/2020

premio-caritas-barcelonaEl Jurado de la Distinción Honorífica de Cáritas Diocesana de Barcelona ha elegido el trabajo “Do women entrepreneurs face gender-based barriers when starting their own business in Barcelona’s tourism sector?”  como el mejor TFG (Trabajo Final de Grado) de contenido social, realizado por dos alumnas de la Facultad de Turismo y Dirección Hotelera Sant Ignasi (URL).

Mireia Canut y Maria López, estudiantes del Grado en Gestión Turística y Hotelera, han realizado un trabajo, tutorizado por la profesora  Daniela Freund, en torno a la mujer emprendedora en el sector turístico, el talento femenino, la precariedad laboral y el concepto “techo de cristal”. 

El artículo, que reproducimos a continuación, está escrito por las autoras de la investigación y  se basa en las conclusiones del trabajo de final de grado distinguido con el Premio Honorífico a Mejor Trabajo Social por Cáritas Barcelona

TURISMO, EMPRENDIMIENTO Y MUJERES: CONSTRUYAMOS MUÑECAS DE NIEVE

A primera vista, la industria del turismo es un ejemplo de éxito con relación a la paridad de género y a la captación de talento femenino. Pese a que un 55,5% de la fuerza laboral del sector son mujeres, no es oro todo lo que reluce. El área del emprendimiento turístico es un ejemplo de ello. En España, solo 3 de cada 10 emprendedores son mujeres, y estas apenas representan el 40% del total de emprendedores a nivel mundial. Al margen de ser extremadamente desalentadoras, estas estadísticas sugieren preguntas que merecen ser respondidas. ¿Por qué existe tal desproporción? ¿Está relacionado con nosotras? ¿Con el ecosistema emprendedor?

Tales preguntas no son fáciles de responder. Existen múltiples barreras para el emprendimiento femenino y, lo que es peor, están interrelacionadas de forma que crean un ciclo de retroalimentación del cual es difícil escapar. Las mujeres entran en él a una edad muy temprana, una mano invisible parece estar dirigiendo a niñas y niños hacia carreras específicas basándose en su género. No está claro cuándo aparece esta mano por primera vez, pero aparentemente empuja a niñas y jóvenes hacia carreras profesionales relacionadas con el cuidado de las personas, como sucede con el turismo, tan solo por una supuesta vocación derivada de su género. Desde este punto, se crea un efecto de bola de nieve: niñas y jóvenes crecen sin modelos a seguir en posiciones de liderazgo, lo que les da la impresión de que apuntar alto no es para ellas.

Y la realidad es que no les es fácil apuntar alto. El techo de cristal y las precarias condiciones que se encuentran en el mercado laboral del turismo erosionan su capacidad de ahorro y debilitan sus redes de contactos, acortando así de forma significativa sus posibilidades de convertirse en dueñas de sus propios negocios. Y la bola de nieve sigue creciendo. Ellas, junto con sus parejas, deciden formar una familia. Su carrera profesional no ha desaparecido, sin embargo, el 79% de las mujeres se ocupan, a más a más, de las tareas del hogar de forma diaria y se encargan del cuidado de los niños y personas mayores. Y así, sin darse cuenta, consideran que han logrado su propósito en la sociedad como mujeres, o al menos eso es lo que afirman 4 de cada 10 europeos. ¿Por qué la gente piensa que esto es todo lo que las mujeres podemos ofrecer? 

Continuamente se sugiere que las mujeres no pueden ser sus propias jefas y liderar sus propios proyectos al margen de cuál sea su situación familiar. De hecho, algunos inversores incluso son reacios a invertir en mujeres por el solo hecho de estar embarazadas. Otros no las escucharían si no estuvieran dispuestas a dedicar todo su tiempo a su proyecto (como si ellos mismos no tuvieran una vida más allá de su trabajo como inversores…). Pero parece que ellas no tienen ese derecho, el emprendimiento a tiempo parcial no es una opción. Y así, ellas se sacrifican, es la primera vez, pero no la última. Se sienten culpables por dejar de lado sus obligaciones familiares para perseguir sus sueños. La bola de nieve les pisa los talones. Se esfuerzan para estar a la altura del perfil del emprendedor ideal, lástima que diste tanto de lo que ellas, como mujeres, aportan a las empresas como valor añadido. 

El potencial del liderazgo femenino comienza a desdibujarse: podrían haber incentivado el impacto social de las empresas, podrían haber implementado estilos de comunicación alternativos y enfoques de gestión más suaves… Sin embargo, llega un punto en que ni ellas mismas saben que tienen para ofrecer. Y la bola de nieve las derriba. Aquellas niñas y jóvenes con ambiciones, proyectos y sueños terminan desconfiando de sus capacidades y subestimándose a ellas mismas.

Desafortunadamente, esta historia es más frecuente de lo que parece. Pero no todo está perdido. Si prestáis atención, encontraréis ejemplos de mujeres emprendedoras excepcionales que, además, están siempre dispuestas a echar una mano a otras mujeres. Mujeres valientes, ambiciosas y preparadas que han superado todas esas barreras manteniéndose fieles a sí mismas. Es verdad que las mujeres hacemos las cosas de manera diferente, y justamente por eso podemos crear empresas de éxito, si nos lo proponemos. Por lo tanto, mujeres emprendedoras del mundo: no os dejéis derribar por la nieve, aprovechad esas bolas de nieve para hacer muñecas sin miedo a emprender.

 

Solicita información

Si desea solicitar información puede rellenar este formulario. El equipo de HTSI se pondrá en contacto con usted para resolver sus dudas y ofrecerle toda la información que necesite.

Nombre completo*

Teléfono*

Correo electrónico*

Tema de la consulta*

Comentarios

Nos autoriza para que le enviemos comunicaciones electrónicas sobre información comercial referente a nuestros cursos, jornadas y demás actividades.
He leído y acepto la política de protección de datos